¿Qué es el Vinyasa Yoga?

Las clases de Vinyasa Yoga cubren los fundamentos de esta antigua tradición India. Aprenderás a respirar correctamente y a centrar tu atención en despejar el desorden mental mientras haces varias posturas de Vinyasa Yoga.

Una clase básica de Vinyasa Yoga debe integrar posturas físicas (ásanas), ejercicios respiratorios (pranayamas) y un trabajo o conciencia interior a la que se llega a través de la relajación y la meditación, quietud mental.

El Yoga es un camino que se debe recorrer con pasos cortos pero firmes, cultivando la paciencia y el respeto hacia uno mismo y hacia los demás, un aprendizaje,  camino hacia el interior, el despertar de la conciencia…

El Vinyasa Yoga, también una de las ramas del Yoga más practicadas, tiene su núcleo en el movimiento. Las personas que eligen esta especialidad buscan activar el cuerpo y centrarse en la respiración como clave para lograr encadenar las diferentes posturas. Es una variante del Yoga más dinámica, donde la respiración es la piedra angular para llevarla a cabo de la mejor manera posible. Inhalar, exhalar e ir aumentando el ritmo de los movimientos y las posturas que tomaremos durante esta práctica. De hecho, aunque el movimiento es la clave del Vinyasa Yoga, necesitarás controlar también la respiración y permanecer en la postura durante al menos una secuencia de tres respiraciones.

Entre sus beneficios, destacan la pérdida de peso, la mejora de la salud de los órganos del cuerpo y la reducción de los niveles de ansiedad, entre otros.

¿Quién puede practicar VinyasaYoga?

El Vinyasa Yoga puede ser practicado por cualquier persona, independientemente de su edad, sexo o condición física. Nuestros profesionales de yoga se encargarán de guiar correctamente en la práctica para que puedas adaptarla a tu propio cuerpo sin miedo a sufrir lesiones o perjudicarte si ya existe alguna patología o dolor.

Cualquier persona puede hacer Vinyasa Yoga porque su práctica se dirige hacia la relajación y reducción del estrés. No tienes que preocuparte por no ser lo suficientemente flexible o por si serás capaz de mantener el ritmo de la clase.